1
post-template-default,single,single-post,postid-1,single-format-standard,wp-custom-logo,theme-brick,select-core-1.2.1,woocommerce-no-js,caf-estudio-theme-ver-0.0,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,vertical_menu_enabled,vertical_menu_left,vertical_menu_width_290,vertical_menu_with_scroll,columns-3,type5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

MI PLAN

Debemos estar preparados para aquellos eventos o situaciones en que NO tenemos el control, ¡eso es improvisar! muchas veces la frustración aparece cuando no se consigue el objetivo trazado en el tiempo esperado o como lo imaginamos. Te proponemos que en vez de preocuparnos del resultado, te enfoques en el PROCESO ya que es este el que determinará no simplemente un resultado, sino mas bien un MUY BUEN RESULTADO.

Si te encuentras leyendo esta publicación es porque sabes que tu único plan no ha resultado de la forma que esperabas, por ello te aconsejamos 3 pasos importantes a considerar y no frustrarse en el intento:

1.- Traza OBJETIVOS DIARIOS REALES ( no te excedas en la cantidad )

2.- Trabaja tu capacidad de ADAPTABILIDAD, los obstáculos se presentarán a diario y debes aprender a lidiar con ellos ( y no arrancar de ellos)

3.- Se creativo(a) y busca nuevas soluciones a cada problemática que se presente, como por ejemplo piensa que tu plan A puede terminar ser tu plan B o ¿Por qué no? plan C

Conócete y avanza!