51450
post-template-default,single,single-post,postid-51450,single-format-standard,wp-custom-logo,theme-brick,select-core-1.2.1,woocommerce-no-js,caf-estudio-theme-ver-0.0,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,vertical_menu_enabled,vertical_menu_left,vertical_menu_width_290,vertical_menu_with_scroll,columns-3,type5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Cuando las cosas no salen como queremos…

Reprobar nuestro examen de grado jamás es nuestra decisión pero siempre es una opción. Son infinitos los factores que se encuentran relacionados en que nos “echemos el grado”  pero lo importante es estar consciente que esta opción existe y debo saber desde antes cómo enfrentarla con las herramientas correctas.

¡puedes hacerlo nuevamente! ¡no te detengas!

Es necesario que vuelvas a ti y dejes que tus emociones se manifiesten, ¡no te contengas! al contrario…es un buen momento para liberar el estrés, la ansiedad, los miedos y la carga que conlleva esta preparación “Está bien no estar bien” por el tiempo que sea necesario (pero nuestro consejo es no lo vivas solo, busca contención) sabemos que es un proceso complejo, donde la frustración nos embarga y nos hace preguntarnos el ¿porqué? ¿Qué hice mal? ¿en que me equivoqué? y estas respuestas tardaran en llegar con objetividad, por eso te aconsejamos: