51363
post-template-default,single,single-post,postid-51363,single-format-standard,wp-custom-logo,theme-brick,select-core-1.2.1,woocommerce-no-js,caf-estudio-theme-ver-0.0,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,vertical_menu_enabled,vertical_menu_left,vertical_menu_width_290,vertical_menu_with_scroll,columns-3,type5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

¿Cómo se que me encuentro en mi ZONA DE CONFORT?

Cuando nos sentimos a gusto en un lado ¡deseamos quedarnos, jamás irnos de el! lo cual esta bien, de vez en cuando es necesario tener sentimientos y estados que nos hagan sentir cómodos , protegidos y llenos de sensaciones que nos entreguen calma y relajo. Como también lo es el control y a los seres humanos nos «encanta tener control sobre casi todo» y eso es lo verdaderamente PELIGROSO ¿Qué sucede cuando estamos acostumbrados a este poder y de un momento a otro ya no existe? …buscando palabras que puedan describir esta «zona de confort» podríamos decir que: es un lugar mental donde nos encontramos muy bien y a gusto, el cual no se desea cambiar nada en absoluto de nuestra vida; y podemos llevar días, meses o años sumergidos en este estado al cual nos aferramos ya que es conocido y no nos daña.

Permanecer en esta zona de confort trae consigo peligros para nuestro avance ya que limita nuestra experiencia, nuestros nuevos aprendizajes, nos encapsula en una sola perspectiva, disminuye nuestra capacidad resolutiva de problemáticas, aumenta el miedo a lo desconocido… es necesario entender que salir de la zona de confort ¡¡es todo un desafío!! No se trata de perder lo que tienes, al contrario se trata de GENERAR UN CAMBIO, y un cambio siempre será necesario para el desarrollo de nuestras capacidades.

Nuestro consejo de hoy es:

Si te encuentras leyendo es post es porque te sientes estancado, quizás ya sea momento de avanzar y te debes atrever a no temer a lo desconocido, aprenderás y vivirás siempre nuevas experiencias.

¡tu puedes!